Taquicardia

DSC_1905-01

Desbocado, descontrolado. Palpitaciones me inundan latido a latido. No entiendo que magia has usado con esa mirada tuya pero has conseguido lo imposible, lo que más odio en este mundo. Me has trastocado la mente. Tú, sin nombre, tan solo un rostro con una mirada capaz de mover montañas has conseguido tatuarme los ojos. Del resto solo me queda la sombra del recuerdo. Tez clara, pelo oscuro recogido enmarcado con unas cejas marcando una seriedad autoimpuesta. Quizás sea mejor que te quedes ahí, sin nombre, como una pintura anónima. Sin embargo lo que me has grabado necesita una firma, la cual solo tu puedes poner. Quien sabe, quizás sea momento de ver las cosas desde otro prisma.