Consecuencias

DSC_3167

Hoy me han dicho que pienso demasiado en las consecuencias de mis acciones, que he de ser más espontaneo. Me lo estoy pensando…

Existen tantas posibles divergencias de tu plan inicial que si te paras a pensar en todas ellas asustan. Unas pueden ser buenas, otras malas pero en realidad tu solo quieres seguir adelante, conseguir llegar a esa lejana puerta y abrirla. Que es mejor, ¿cerrar los ojos mientras andas y abrir la puerta, aún sin saber lo que hay al otro lado o intentar mirar lo que se te presentará?

Solo falla una cosa aquí, que en realidad nunca podrás saber lo que hay al otro lado de la puerta si no la abres por lo que en realidad solo te quedan dos opciones, atreverte o ser un cobarde. Si, ya se que esa palabra suena muy mal, que afecta a nuestro orgullo, a nuestra hombría, que solo oírla hace que nos envalentonemos, pero, hay veces que es la mejor opción. Al menos suena bien como sistema para autoconvencerte, ¿no?

Aunque la verdad es que tienen razón, no puedes aplicar un razonamiento exhaustivo a todas tus decisiones pues al final acabas siendo algo demasiado estructurado, que el simple hecho de llevar una camisa u otra lleve detrás pensar en todos los detalles de la misma y no simplemente por que te apetece o te parece bonita es, por llamarlo de alguna forma, curioso. O en que las relaciones con la gente actúes siempre de forma premeditada y que cuando hagas algo de forma espontanea te asustes de que hayas podido obrar mal. Moraleja, se tu mismo y no te arrepientas.

Si, se que la foto ya la he usado pero es que me venía que ni pintada. Es del Valle de los Caídos.