La Mujer Muerta

DSC_3653-01

Eternamente preciosa, eternamente sola.

Días en los que la alegría y la tristeza no se mezclan, como si fueran agua y aceite. Te permiten elegir cual de ellos ver, y cual ignorar. ¿Alguien me regala unas anteojeras?


Publicado

en

,

por

Etiquetas: